Translate

lunes, 8 de septiembre de 2014

F1 2014: Carrera GP Italia / por Guillermo Córdoba en 'La Curva más importante'

Hamilton triunfa en una nueva decepción de Ferrari 

ITALIA El inglés se llevó la victoria gracias a los errores de Rosberg | Massa completó el podio en su antigua casa | Alonso abandonó y Raikkonen solo pudo sacar dos puntos de Monza

Se temían en Mercedes como iba a ser la primera curva con sus dos pilotos en primera fila. La temían porque todos recordaban lo que había pasado en Spa. La temían porque no querían perder otra victoria. Pero al final dejaron de temer unos metros después de la salida.

Salió Hamilton mal, para ponerle aún más picante a la carrera. Perdió posiciones, siendo cuarto tras la primera curva. Mientras, Rosberg sonreía desde la primera posición, sabía que estaba en posición de ganar la carrera, que su compañero tenía que adelantarle si quería ganar, ganarle.

Se escapaba el alemán dejando atrás a su rival por el título. Le perseguía Magnussen, que había hecho una salida digna de admirar, pero que se vino abajo a medida que pasaban las vueltas, mostrando las carencias de su Mclaren. Detrás, Massa intentaba pasar al danés mientras intentaba retener a Hamilton.

Pero el de Mercedes sabía que, vuelta a vuelta, se le estaba escapando la victoria. Que Rosberg se iba, que iba a aumentar su ventaja en el campeonato. Y él no quería eso. Él quería ganar, recortar puntos, decirles a todos que sigue ahí, peleando por el título. Y así lo hizo. Primero aprovechó su instinto para adelantar a Magnussen, herido de amor después de ver cómo le pasaba Massa. Después nos dejó un adelantamiento de genio, pasando a Massa por fuera, por dónde Nico le quería pasar a él en Spa.

Ya era segundo. Ahora, se tenía que poner a trabajar. Tenía que recortarle cuatro segundos a Rosberg, con el mismo coche, con los mismos neumáticos. Vuelta a vuelta, curva a curva, décima a décima, se iba acercando a su compañero. La mentalidad del Cholo siempre está ahí, incluso en la Fórmula 1.

Llegó la parada, el cambio de neumáticos, y ahí seguía. Paró primero Rosberg, ejerciendo en calidad de líder de la carrera. Una vuelta después lo hizo el inglés. Y con esas ruedas tenían que llegar los dos hasta el final. Si Hamilton quería ganar tenía que adelantar  a su compañero en pista. Pero no lo hizo. Adelantarle, digo.


Si quieres leer la crónica completa de  pincha aquí